martes, 24 de septiembre de 2013

Postparto

Mi hijo nació en agosto. Es maravilloso. Sano, alegre, despierto. Para mí, es la perfección. El sentido de la vida. Estoy todo el día con él y no me aburro y no me canso. 

Pero el TOC sigue aquí, conmigo. Con nosotros ahora. Fuerte como hace tiempo no lo sentía. Creo que el embarazo me dio un respiro - ¿las hormonas? - pero el descanso se acabó. Hoy tengo que empezar la lucha otra vez, para que mi mente no me empañe la felicidad más absoluta. Así que en la tarde voy a una sicóloga que trabaja con flores de Bach. No quiero medicarme durante la lactancia, aunque digan que es seguro. Prefiero avanzar despacio, conversar, enfrentar mis demonios de a uno para que por fin decidan desaparecer. Estoy resuelta como nunca antes a no dejar que el TOC domine mi vida.

Averiguando sobre mis miedos y qué tan comunes pueden ser en la maternidad, encontré mucha información sobre el Trastorno Obsesivo Compulsivo post parto. No es tan conocido con la depresión, aunque algunos estudios dicen que hasta el diez por ciento de las mujeres que acaban de ser madres pasan por eso. Yo, que ya llevo cinco años diagnosticada, me imagino la tortura que debe ser que la primera experiencia con esta condición sea con un recién nacido. 

Ustedes; las que batallan contra los pensamientos agresivos y desgraciados, las que tienen que mirar a cada rato si su hijo todavía respira, las que se imaginan que son capaces de herirlo de las maneras más terribles, las que cierran los ojos y lo ven - de verdad lo ven - cayendo por la escalera, quemado en la estufa, atropellado, blanco en un ataúd chiquitito, sepan que comparto su dolor. Que me pasa lo mismo. Que no son premoniciones, ni se están volviendo locas. Son desequilibrios químicos, pensamientos de mentira, fallas en el sistema.  

Hablen. Pidan ayuda. Dénse un abrazo y felicítense porque son las mejores madres del mundo.
Y lo más importante: sepan que sus hijos - nuestros hijos - van a estar bien. Que nadie les diga lo contrario.

2 comentarios:

  1. Hola como estas ? te agradezco mucho tu blog y me veo profundamete identificada con vos, yo en este momento estoy embrazada y acabo de dejar toda la medicacion , estos dias se me estan haciendo muy duros batallar sin ayuda el dia a dia con el toc, pero bueno como vos decis es una batalla que tenemos dia a dia con nuestra mente y que tarde o temprano la vamos a ganar.
    Tus comentarios son de gran aliento ! Saludos desde Argentina.

    ResponderEliminar
  2. Tus comentarios me llegan al alma. Muy fuerte esta situación que nos ha tocado vivir.

    ResponderEliminar