sábado, 27 de octubre de 2012

Ataúdes

Me ha dado por imaginar cómo se verá la gente en sus ataúdes. Y no de una manera divertida, como si fueran vampiros, si no que de verdad. Con sus mejores ropas. Serios. Inmóviles. Trato de cambiar la imagen, de hacer un switch mental rápido que me lleve a lugares menos oscuros, pero me cuesta. Para lograrlo, pienso en cómo quiero estar vestida en mi funeral. Nada de negro, blanco quizá, pero no tanto. Colores, supongo. Animal print, o flores, y mi chasquilla recién cortada.

A veces, cuando leo lo que escribo acá, me doy cuenta de que sueno un poco más loca de lo que estoy. Culpo a la falta absoluta de censura, a los pensamientos absurdos que pasan desde mi mente con TOC directo hacia la página en blanco, a la certeza de que si publico todo lo que me pasa puede haber alguien, en algún lugar del mundo, que sienta un poco de alivio al saber que no estamos solos en esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario