lunes, 17 de septiembre de 2012

Peinado

En la mañana me planché el pelo. Como siempre que uso la plancha, tuve que desenchufarla y revisar después que efectivamente la hubiera desenchufado en el mundo real y no sólo en mi imaginación. Y, para más seguridad, esperé a que se enfriara antes de guardarla, evitando que tocara cualquier cosa que se pudiera quemar o derretir por su contacto.

Igual cuando salí me pasé media hora imaginando cómo mi casa entera iba a arder por mi culpa (¿la desenchufé de verdad? ¿la guardé bien? ¿habrá estado más caliente de lo que pensé? ¿y si no me si cuenta y la dejé encima de un papel? ¿debería haber dejado que se enfriara más?).

Así de sencillo es el proceso de peinarse cuando uno vive con TOC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario