viernes, 6 de mayo de 2011

Obsesiva

“Las obsesiones se definen como pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes que se experimentan como ajenos, intrusos e inapropiados y que causan ansiedad y malestar. Estos pensamientos, de mayor entidad que las preocupaciones más o menos excesivas de la vida normal, son combatidos por el paciente, quien, aun reconociéndolos como propios, se ve incapaz de controlarlos”. (Miguel Ángel Vallejo Pareja).

***

Desde que tengo uso de razón, en mi cabeza han aparecido imágenes de las que no me logro deshacer. Trato de pensar en un conejito y lo veo desangrándose sin cabeza. Trato de pensar en muñecas y, de forma instantánea, las veo haciendo una ronda con cuchillos en las manos. Y cada vez que espero el Metro veo a la gente tirándose a las líneas. O peor, a otra gente empujándola a propósito. Y el colmo de la imaginación: a un loquito con pistola amenazando a los que estamos en el andén. O te tiras, o te disparo. Así de simple.

El tema me convierte en una persona muy sensible. O con mucha tendencia a la angustia, en realidad. Por eso no tolero que alguien llegue tarde, porque creo que lo mataron en el camino. No me gustan los hombres que miran fijo, o que no miran nada en particular, o que están de pie en medio de la vereda, sin moverse. Creo que me están esperando. Que me van a subir a un auto sin patente, me van a vendar los ojos y a amarrar las manos, y después me van a esconder donde nadie me pueda encontrar. Nunca más.

Creo que, dentro de las obsesiones típicas de un TOC, me tocaron las peores. En realidad no sé. Pero sí sé que las puedo dividir y ordenar. En los próximos posts, mis diez obsesiones más recurrentes.

1 comentario:

  1. Me pasan varias similares a ti, sobretodo las del metro, pienso que me puedo caer o hasta me han dado ganas de tirarme o que pasaria si, es terrible, pero animo!!! bendiciones!

    ResponderEliminar