miércoles, 11 de mayo de 2011

Obsesión número 5: Los asesinos

Cuando tenía 14 años y vivía con mi mamá, mi hermana y mi abuelo, yo dormía sola en el primer piso. Lo peor era despertar en la noche segura de que un asesino había entrado y los había acuchillado a todos menos a mí, para que yo los encontrara muertos en la mañana. A veces no podía seguir durmiendo por la sola idea de que era la única persona viva en la casa. Lo peor era que lo creía con tal certeza, que a veces tenía que subir a despertar a mi mamá. Y si se demoraba en despertar, era una tortura. Quizá la habían dormido para siempre con veneno, o con una pistola con silenciador.

Los asesinos son, para mí, muy difíciles de comprender, a no ser que se trate de crímenes pasionales. Porque claro, yo no podría matar a nadie, ni siquiera mato a las arañas de mi pieza, pero si alguien no sabe cómo reaccionar frente a una crisis intensa, puede ser que el caos termine en asesinato. En cambio entrar a la casa de un desconocido y matarlo, o acuchillar a alguien medio de una pelea callejera, o asesinar por encargo, son acciones que no entiendo. Entonces trato de entenderlas, obvio, porque se supone que uno deja de tener miedo cuando conoce, pero no es el caso. Es peor. De tanto ver películas de sicópatas para tratar de superar mis pensamientos obsesivos, se me ocurren las peores ideas. Que un loquito se va a subir a la micro con una ametralladora, por ejemplo. Que un camión va a avanzar por la vereda, atropellando a todos los que estemos en el camino. Que desde el edificio de enfrente, un francotirador me va a tener en su mira mientras tomo desayuno. O mientras me ducho.

Entonces yo sé y entiendo que Chile no es un país donde los asesinatos sean algo común. De hecho, el otro día leí que las víctimas son alrededor de seis por cada mil personas, mientras que en accidentes de tránsito mueren 24 por cada mil. Pero eso no me quita la angustia. Si los asesinos existen, y eso es un hecho, siempre pueden querer vengarse de mí por algún motivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario