miércoles, 25 de mayo de 2011

Logros y retrocesos

He tenido una semana intensa. El jueves pasado manejé por la carretera sola - todo un logro para mí, que saqué carnet a los 17 y no fui capaz de manejar hasta nueve años después, cuando me compré mi auto hace cuatro meses. También he pasado mucho tiempo sola sin creer que alguien va a entrar a mi casa a torturarme ni que van a caer ratones desde el techo. Y bueno, como empecé a ir a clases de yoga de nuevo, decidí que era tiempo de dejar los ansiolíticos. De vivir a capella, como dice mi pololo. Es cierto, no puedo tomar pastillas para siempre. Pero la verdad es que lo he pasado mal.

Llevo tres noches casi sin dormir, llena de pesadillas como en los peores tiempos. En lo único que puedo pensar es en que la muerte nos espera a todos en algún momento, de una u otra forma, y me paso imaginando escenarios horribles - accidentes de tránsito, asesinatos, enfermedades terminales no diagnosticadas - y sabiendo que no sé lo que viene después. La muerte me llena de ansiedad, porque es inevitable y nadie ha vuelto para contar qué se siente. Claro, existen las personas que han tenido experiencias cercanas y las que creen en la reencarnación. Yo misma lo creo a veces. Y al mismo tiempo sé que la vida es una falta constante de certezas, que la muerte no es más que una de ellas. Me angustia igual. Me cuesta respirar cuando lo pienso. No lo puedo dejar de pensar, tampoco.

Esta semana ha sido de logros y retrocesos. No he podido descansar, a pesar de que no tengo nada que hacer. Me dan pocas ganas de salir. Me quedo esperando nada, viendo series en internet, leyendo. Siento el pecho oprimido y trato de recordar siempre que no soy yo, que es el TOC. Pero me cuesta.

2 comentarios:

  1. Lo unico que me ha ayudado en el tema de la muerte es despues de ir a meditar y a charlas en un centro, es darme cuenta que somos un alma y que el alma es eterna, nunca muere, asi como nuestras conexiones con las personas que amamos siempre permanecen... hace 5 meses murio mi abuelita, la verdad fue algo muy fuerte y se extraña montones, pero increiblemente lo tome mejor de lo que lo hubiera tomado al menos 3 años atras cuando no veia la muerte como tan "normal" no digo que no me cueste, pero eso me consuela bastante.
    Disculpa por postear tanto (una de mis obsesiones jajaja creer que molesto siempre =/ ) bueno pero es bueno compartir experiencias jiji, si te molesta me dices jajaja, bendiciones!!!!

    ResponderEliminar
  2. Los de los ratones cayendo del techo me recordó a un miedo nocturno que me hizo convertir el inocente crujido de alguna madera, en ratones merodeando. En la oscuridad se convertían en ratas gigantes dispuestas a devorarme, por un tiempo me quedé sin dormir, de la angustia ya me parecía sentir su aliento cerca de mi cara, para calmarme me puse a escuchar música con bastante percusión, y entonces mis imagenes aterradoras mutaron en unas ratitas simpáticas que abrazadas bailaban el can-cán para que me durmiera. Y me dormí!

    La muerte para mí es una cosa incierta aunque tiendo a pensar que todo acaba aquí, cosa que me trae una relativa paz, aunque luego de perder a alguien muy querido, cada vez que se me acerca una mariposa o un pajarito o algún animalito tierno, quiero creer que es su espíritu manifestándose en esa forma.

    ResponderEliminar