viernes, 27 de mayo de 2011

Compulsión número 8: Mi mail

Es como si mi mail y yo fuéramos uno. En serio. No puedo dejar de revisarlo todo el día - de hecho, lo actualizo cada cierto rato si es que no he recibido nada - y siento que si no tengo acceso a mis correos va a pasar algo terrible y no me voy a enterar. O algo bueno, no todo tiene que ser tragedia en la vida. Me van a escribir de alguna empresa para ofrecerme trabajo, por ejemplo, o van a enviar un mail colectivo para informar del accidente de algún compañero de universidad, o qué sé yo. La verdad es que la mayoría de los que me llegan correos son irrelevantes y que mi carpeta de spam siempre está llena, pero necesito, por lo menos, saber que puedo revisar mi mail cuando quiera. Eso me tranquiliza.

2 comentarios:

  1. Me pasa lo mismo. Lo hacìa incluso cuando siempre tenía la bandeja de entrada vacía. Cuidado, que el computador es potencialmenete maniatizador.

    Vos y yo tenemos que volcar nuestras obsesiones hacia cosas màs productivas.

    Te propongo leer. Me propongo leer.

    Cada vez que esté haciendo una actividad del tipo revisar el correo o comentar en blogs sobre TOC leeré una página de un libro chiquito ("para que no me quite mucho tiempo"). La idea es no terminármelo de leer nunca, aunque sea minúsculo.

    Si necesitás algo nos podemos escribir, con la esperanza de no llenarnos el correo de mensajes maniáticos... es que todo parece ser potencialmente maniatizador (Balanceo de loca, mirada perdida)

    ResponderEliminar
  2. Jajaja estoy en las mismas, como estoy intentando trabajar desde la casa tengo todo el dia el notebook prendido esperando cada mail, revisandolo a cada rato, me he propuesto aprender ingles, yoga, meditar mas seguido, leerme un libro o ver peliculas pero todo lo interrumpen las ganas de revisar el correo y si salgo a algun lado al volver lo primero que hago es ver el correo... =/ cansador en realidad, saludos!!

    ResponderEliminar