lunes, 30 de mayo de 2011

Compulsión número 10: Medianoche y otras horas


Siempre me da miedo cuando son las doce de la noche en punto. Pienso que si el reloj marca las doce con un minuto, entonces ya no pasó nada. Pero quizá el reloj esté malo, pienso después. Y me paso mirando los minutos, porque cuando ya van cinco, o cuatro, es de nuevo una hora segura. Hay otras horas complejas, claro. Las que repiten los números, como las 10:10, o las 11:11. Las tres de la mañana, por algún motivo. Entonces, si miro el reloj y es una hora peligrosa, tengo que mirarlo hasta que pase. Es la única manera de asegurar mi seguridad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario